D. Ricardo Serra Pickman

Presidente del Real Círculo de Labradores (1935-1938)

Agenda

  1. IX Pregón Taurino

    27 abril de 12:00 - 14:00

WhatsApp

reservas-padel3

1935 – 1938

Nació en Sevilla el 9 de diciembre de 1887, en la calle San Vicente nº 5, siendo bautizado en la Parroquia del propio barrio.

Siendo un joven de 13 años vivió la efervescencia que tuvo en Sevilla el cambio de siglo. Una vez terminados sus estudios de Bachillerato, inició en la Universidad Hispalense, entonces situada en la calle Laraña, la Licenciatura de Derecho, mediada la carrera se trasladó al Escorial, terminando finalmente sus estudios superiores en Sevilla. Una vez finalizada la carrera ingresó como pasante en el despacho del por entonces renombrado abogado don Manuel Rojas Marcos. En dicho bufete, desarrolló sus cualidades de hombre generoso que sabía rendir tributo a la justicia y a la verdad.

El 2 de febrero de 1911 contrajo matrimonio con doña Amparo Vázquez de la Lastra, de cuyo matrimonio nacieron nueve hijos, dos varones y siete hembras. Políticamente siguió las directrices de Gil Robles, llegando a ser nombrado Regidor Síndico del Ayuntamiento de Sevilla, cargo que en la actualidad significa Concejal de Economía, es decir, persona elegida para cuidar los intereses de la Comunidad.

Don Ricardo Serra, hijo de los primeros marqueses de San José de Serra, fue elegido Presidente del Círculo de Labradores en el año 1935, época conflictiva, desde donde realizó una fructífera labor hasta el año 1938 que cesó en su cometido.

Fue también Teniente Hermano Mayor de la Hermandad de Montserrat, aportando un efectivo trabajo que se vio coronado con la restauración de la Capilla de los Siete Dolores y del Compás de San Pablo.

Falleció el 24 de abril de 1939, a la edad de 51 años. La Hermandad de la Santa Caridad de la que era fervoroso hermano, le rindió sufragios, celebrándose además un funeral en la Parroquia de San Lorenzo, donde entonces se veneraba la Sagrada imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, de la que Don Ricardo era muy devoto.